Nutrición, salud y consumo: conceptos básicos

Una alimentación y nutrición adecuada son la base para la supervivencia, la salud y el crecimiento del ser humano. El panorama de la nutrición y la alimentación en México se ha vuelto muy complejo, pues dada la importancia de la mala nutrición como determinante de la salud y del desarrollo, es indispensable cuantificar su magnitud y distribución con el propósito de formular políticas y programas de alimentación y nutrición.

La alimentación es compleja y depende de muchos factores, entre los cuales se encuentran: la disponibilidad de los alimentos en el mercado, la accesibilidad económica a los mismos, los hábitos alimentarios y los conocimientos que se tengan sobre la alimentación.

CANASTA BÁSICA
México enfrenta una situación económica difícil y esta situación afecta la alimentación, hay poca disponibilidad de algunos alimentos básicos, lo cual hace que los precios sean altos para una parte considerable de la población, todo esto hace que el tema de la canasta básica sea relevante.

Una canasta básica puede definirse como el conjunto de productos que cubren las necesidades nutricionales mínimas de la población, los cuales son seleccionados de acuerdo con su aporte calórico y frecuencia de consumo, expresados en cantidades que permiten satisfacer, por lo menos, las necesidades de un individuo promedio de una población de referencia.

Alfonso Mendoza, Profesor Investigador en la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), y Director del Centro de Investigación e Inteligencia Económica (CIIE) de la UPAEP, en la conferencia que brindará en los Talleres de Innovación Alimentaria del Food Technology Summit & Expo Guadalajara titulada: “Una radiografía de la canasta de alimentos”, presentará un estudio exclusivo acerca del costo de los alimentos en 46 ciudades mexicanas, haciendo especial énfasis en Guadalajara. Distinguirá dos tipos de canastas de alimentos: los sanos y los habituales. Pobreza alimentaria, nutrición y acceso a los productos serán los ejes sobre los que girará su ponencia.

Los parámetros para llevar a cabo el estudio que Alfonso Mendoza presentará, se definieron a partir de las recomendaciones para un adulto promedio que estableció la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto, y de la propuesta de dieta sana que se publicó en la Revista Panamericana de Salud de la Organización Mundial de la Salud (OMS); y estos parámetros se compararon con lo que consume el mexicano promedio.

Existe una diferencia importante entre lo que consume el mexicano promedio con los parámetros de esa dieta sana: en la dieta usual del mexicano hay un exceso en el consumo de alimentos con alto contenido calórico, que tiende a ser alto consumo de comida chatarra, de refresco, y alto consumo de calorías vacías o con bajo aporte nutrimental. Una situación que siempre está en los medios de comunicación, en las pláticas de los profesionales de la salud y nutrición, pero también en la percepción del consumidor en general, es esta concepción de que los alimentos que son de baja calidad nutricional tienden a ser más baratos. Lo que se ha hecho con el estudio que presentará el investigador en su conferencia, es una medición muy clara de cuál es el costo de los alimentos con base en dos tipos de dietas, la sana y la no sana. Y lo que se ha encontrado es precisamente que la dieta que no tiene una calidad nutricional tiende a ser más barata que la que es saludable.

En entrevista, Alfonso Mendoza señaló que “lo que se hace con dicho índice es no sólo mostrar que así es en general, sino también se indican las ciudades en donde es más o menos grave este tema. Además, se hizo un ranking de las principales ciudades y —pensando en la región a la que se enfoca el evento— se analizará el caso de Guadalajara y al menos una ciudad por estado, es decir, las 46 ciudades principales según el INEGI”.

Refirió que es interesante el caso de Tepatitlán en Jalisco, pues la encuesta arrojó que es una de las ciudades en donde es más viable comer saludablemente, está en los primeros lugares de la República, comer sano en Tepatitlán es relativamente más barato que en muchas otras ciudades; y eso incluso contrasta con Guadalajara, que está más o menos a media tabla. Están en el mismo estado, pero están enfrentando condiciones (aún desconocidas) que generan estas diferencias.

Sin duda hay una tendencia poblacional de consumir alimentos procesados, por lo tanto el reto que tiene la industria es innovar y darle a la población alimentos que tengan un alto valor nutricional acompañado con una información clara en la etiqueta acerca de cuáles son los aportes que el producto tiene, y buscar que sea mucho más equilibrado de lo que es actualmente. Para agregar valor, Alfonso Mendoza indicará qué es lo que está consumiendo la población y a partir de aquí, ofrecerá recomendaciones para los profesionales de la industria de alimentos procesados.

CONDUCTAS SALUDABLES
Más allá del diseño de productos alimentarios saludables, promover cambios de conducta verdaderos, duraderos y que impacten favorablemente la salud y el bienestar a largo plazo es corresponsabilidad de fabricantes, consumidores y profesionales de la salud.

Así, otro componente importante de incorporación de nuevas prácticas alimentarias es el impulso de mejores conductas y hábitos. Cecilia García Schinkel, Directora de Salud y Bienestar LACC de American Express México, con su ponencia: “Más allá de la comercialización de productos saludables: vendiendo también la conducta saludable”, ofrecerá los elementos clave para impulsar esos cambios de conducta de forma duradera, usando los principios de los modelos de cambio de conducta y algunos elementos del coaching emocional; asimismo, dará los lineamientos para diseñar mensajes, materiales y campañas que los promuevan, usando a la mercadotecnia social como marco de referencia.

Este taller permitirá comprender por qué nos cuesta trabajo cambiar y sostener conductas saludables y cómo impulsar a los consumidores para lograrlo a través de la aplicación de modelos validados y por medio del diseño y aplicación de campañas y estrategias educativas.

En el siguiente video, Cecilia García explica la importancia de asistir a la conferencia:

 

 

CONSUMO SANO E INDULGENTE
Se puede decir que la “indulgencia” es un elemento inherente a todas las personas y que, más allá de las crisis y de un mayor o menor nivel de selección en los alimentos, cada vez más los consumidores quieren darse un gusto en sus vidas y en sus paladares, una gratificación por todos los esfuerzos que la vida cotidiana impone.

Los alimentos ofrecen una gama diversa de sabores y tradiciones, sabores que se pueden combinar sutilmente. El sabor, el aspecto y la textura son los tres atributos más importantes que pueden apreciarse en un alimento o producto y aquí los dulces no son la excepción. Debido a que el ingrediente mayoritario en los productos de confitería es el azúcar, por lo cual son buena fuente de energía, pero por la tendencia a buscar alimentos más saludables los consumidores pueden dejarlos de lado.

Sin embargo, es frecuente escuchar desde hace ya algunos años, que los productos de confitería representan un serio problema para la salud, siendo los responsables de una gran diversidad de complicaciones originadas principalmente por el exceso en el consumo de azucares simples y por ello han sido frecuentemente atacados, implementándose campañas muy diversas para promover la reducción en su consumo sin los resultados esperados, ya que siempre representarán productos hacia los que el consumidor se mostrará indulgente, al no poder evitar paladear y disfrutar las aromáticas mentas, los esponjosos malvaviscos y el seductor agridulce de las jaleas, pereciendo siempre ante el atractivo multicolor de cualquier caramelo.

Por ello, la industria alimentaria y centros de investigación han buscado crear dulces más saludables, ya sea con un menor contenido calórico (sustituyendo parte el azúcar por algún edulcorante no calórico), sin azúcar o con algún componente biológicamente activo como vitaminas, minerales, fibra o antioxidantes.

Magdalena Ramírez, Asesor-capacitador de microempresas en el área de Confitería, Chocolatería, Productos Horneados, y otros; consultor-capacitador del Centro de Investigación y Capacitación en Confitería (CICC), ofrecerá la conferencia: “Consumo indulgente: alternativas sin culpa”, con la cual compartirá información con el sector de los alimentos, particularmente el de la confitería, cuya finalidad es brindar alternativas más sanas para lograr placer en el consumo.

Si desea asistir a los Talleres Gratuitos de Innovación Alimentaria, PRE-REGISTRARSE SIN CARGO dando click aquí.

La primera edición del Food Technology Summit & Expo Guadalajara se llevará a cabo los días 1 y 2 de junio de 2016, en Expo Guadalajara, en la ciudad de Guadalajara, México.

Visite: www.ftsexpo.com